vie. Feb 28th, 2020

noticias de montería, córdoba

Nueve hijos y su esposa, afectados con la rasquiñita “descarada”

Las manos y pies del niño de 11 años son los que sufren el insoportable ataque.

DEIBYS PALOMINO TAMAYO
@DPalomino10
Enviado especial 

Una extraña alergia se apoderó de varias poblaciones rurales de Montería, decenas de personas padecen infecciones en la piel que les han robado el sueño y la tranquilidad, que normalmente acompaña sus días, a la misteriosa piquiña le acomodaron un singular nombre, hasta que los médicos establezcan su origen.

LA FLECHA llegó hasta Tres Vindes, un pequeño poblado distante a 35 minutos de la capital Montería, donde las necesidades básicas son insatisfechas. La más crítica es la escasez de agua potable, que en su mayoría consumen de una poza, donde además se bañan, y hasta los animales sacian la sed.

Sin trabajo, Virgilio Ramos soporta los embates de la piquiña que comenzó a abandonar su cuerpo, pero que ataca a sus nueve hijos, el menor de 11 años es el más afectado.

“Se quejan en la noche llorando por esa rasquiña, no los he llevado al hospital porque no hay trabajo”, apuntó el hombre que impotente contempla el cuerpo de su hijo repleto de granos, principalmente en manos y pies.

Para completar el drama, la llamada rasquiña descarada también invadió el cuerpo de su esposa, Sol María Sánchez.

Hay quienes atribuyen el brote a la pésima calidad del agua que consumen.

“Eso es horrible, es hostigante, yo la tengo y no la soporto”, dijo la mujer mientras se rasca uno de sus codos.

El singular nombre nacido en las polvorientas calles del pueblo, obedece a su imprudente e insistente comezón a cualquier hora y en cualquier parte del cuerpo, sin importar el lugar, ni el interlocutor. Ovidio Cordero apunta que entre más se rasca, más ganas dan de seguir rascando la piel.

La epidemia llegó a varias poblaciones vecinas y se teme su propagación. Ante la escasez de recursos para medicamentos y la ausencia de autoridad, los pobladores han acudido a la medicina tradicional para contrarrestar la desesperante alergia que les roba el sueño.