El megaproyecto cultural concebido para beneficiar al menos a treinta sectores del sur de Montería, hoy está sumido en el deterioro y en ruinas, por el olvido de la Gobernación de Córdoba, a través de la Biblioteca Departamental.

El Biblioparque David Sánchez Juliao que costó más de cuatro mil millones de pesos, hoy es lugar de desidia administrativa: sus instalaciones están en franco deterioro, los libros yacen empolvados en el piso y en cajas de cartón; algunas estanterías para libros de consulta están desocupadas; las paredes y techos algunas están agrietadas.

Por los pasillos se encuentran muebles y enseres regados como piezas inservibles y desvalijadas; la silletería del auditorio no brinda el confort de los primeros días después de su inauguración en 2014, durante el gobierno de Alejandro Lyons. Usuarios y personal asignado al biblioparque aseguraron que a veces les cortan los servicios por falta de pagos, como la conexión a internet, inhabilitada hace varios meses, sin que nadie se apersone de los gastos de funcionamiento de una obra que en su fachada luce imponente, pero en su interior se transforma en un ‘elefante blanco’.