DEIBYS PALOMINO TAMAYO

@DPalomino10

Enviado especial a Caucasia

La silla número dos del grado décimo estaba solitaria, vacía en el Liceo Caucasia, una cinta morada y globos blancos la hacían visible para simbolizar el duelo por el crimen de Stefanny Olivera, la estudiante de 16 años hallada muerta por su tía con signos de violencia.

La mañana del 7 de noviembre, sus compañeros de décimo grado llegaron sin ganas de recibir clases. Todo el curso desfiló por la silla recostada en el muro, en el que estamparon el nombre de Stefanny.

Todos testimoniaron de sus cualidades como compañera y como amiga: la que sin reparos compartía lo que a mano tenía y hasta les explicaba contenidos de asignaturas. Para su profesor, Bernardo Osorio Corena, con el crimen se perdió una firme candidata para el programa Ser Pilo Paga. “Era muy buena estudiante, destacada en lectura y participación. Estamos muy consternados”, apuntó el educador.

“Ella quería terminar su bachillerato y ser una profesional para ayudar a su familia que vive en la zona rural de Caucasia (Antioquia) – voy a recordar su forma de ser, era muy consejera, siempre estaba alegre y presta a ayudar”, expresó su amiga y compañera Valentina Escobar.

El atroz crimen de Estefanny fue descubierto por una tía con la que vivía en Caucasia. Su cuerpo estaba debajo de una cama desnuda y con signos de violencia como golpes; y se teme que haya sido abusada sexualmente.

Tras un consejo extraordinario de seguridad se ordenó el traslado a Medicina Legal de Montería para confirmar o descartar el abuso. El alcalde Óscar Suárez dispuso una recompensa de diez millones de pesos por información que establezca la identidad y localización del asesino.

Comments

comments

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *