Una nueva variedad de coca más resistente a las plagas, ha afectado cultivos en el sur de Córdoba, estaría siendo sembrada por grupos armados ilegales.

Así lo denunciado el defensor de derechos humanos y miembro de la Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba, Andrés Chica, quien asegura que la nueva variedad puede propiciar que sigan creciendo los cultivos.

“A la coca que se sembraba en el Nudo del Paramillo le cayó una plaga, esa coca se le llamaba coca cuarentena y la están sembrando los grupos armados ilegales… Como esa coca está plagada, trajeron una semilla nueva, esa la traen de por allá del Urabá y están haciendo semilleros para resembrar” aseguró.

Explicó que a los campesinos que no querían sembrar coca, los sacaron amenazados y llevaron otras personas dispuestas a hacerlo.

“Hay casas nuevas donde están administrando los cultivos, no como siempre lo han hecho, sino como semilleros, ¿qué va a pasar? Si no se presta atención a la implementación eficaz de sustitución de cultivos, como también a ponerle la lupa (sic) a estos nuevos tipos de coca, y a los laboratorios, se va a repoblar” advirtió.

Aclaró que, la situación no se da por la voluntad de los campesinos, sino por la estrategia implementada por los grupos armados ilegales que están tras el tráfico internacional de drogas.

El activista y líder de derechos humanos asegura que, las autoridades ya tienen la información, pero al parecer no han prestado la debida atención porque los semilleros de coca siguen creciendo.