UNIDAD INVESTIGATIVA

De los 117 municipios que en toda Colombia se endeudaron con los créditos conocidos como “bonos Carrasquilla”, o “bonos de agua”, LA FLECHA.CO conoció que cinco alcaldes de los treinta municipios en Córdoba accedieron y dejaron a sus municipios comprometidos, y, algunos, sin las obras ejecutadas. La cifra global de los préstamos asciende a  $13.538.765.587 millones, en los que medió la firma Konfigura Capital Limitada, en la que el actual ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla tuvo participación como socio.

LA FLECHA accedió al documento que detalla el monto de los créditos que los entes territoriales adquirieron durante el cuatrienio 2008 – 2011 y la cifra real que entró a sus cuentas. Los municipios endeudados son: Montelíbano, San Carlos, San Antero, San Pelayo y Purísima.

En el caso de Montelíbano el endeudamiento fue por $2.990.764.547 millones, pero el monto girado a las cuentas fue por $2.951.585.531 millones. Para respaldar la deuda, el alcalde encargado de la época, Álvaro Vidal, comprometió el 16.40 por ciento de los recursos del sistema general de participaciones (SGP).

En diálogo con LA FLECHA el alcalde actual de este municipio, Francisco Aleans, reveló que de esa deuda se han pagado $1.834 millones en intereses y apenas $540 millones de capital y que la acreencia actual es de $2.200 millones.

Aseguró el mandatario que $1.100 millones se rescataron y se invirtieron en optimización de una planta de captación de agua potable, redes e interventoría. Otros $2.000 millones pasaron al Plan Departamental de Aguas de la Gobernación de Córdoba, y señala que con ese monto solo entregaron unos mapas y unos discos (CD Room), objetos que considera costosos, respecto del valor indicado. El municipio niquelero actualmente paga $136 millones por trimestre.

En el otro extremo de Córdoba, a orillas del mar Caribe, el municipio de San Antero se endeudó a veinte años con $1.227.398.086 millones, de estos se giraron $1.211.319.171 millones, monto con el que contrataron la construcción de los acueductos rurales Naranjo 1 y 2, y San José. Aunque las obras fueron ejecutadas, el endeudamiento está vigente con un compromiso del 20 por ciento del SGP.    


El tanque de acueducto de Las Guamas no funciona. María Forero, alcaldesa de San Pelayo

Tutela por derecho al agua

Un caso polémico se registra en San Pelayo, donde el hoy exalcalde Oswaldo Negrete Causil se dejó seducir con los “bonos Carrasquilla”. El mandatario de la capital del porro pelayero comprometió el 17.90 por ciento del SGP para respaldar un empréstito de $1.702.717.800 millones, de estos el monto recibido en las arcas municipales se redujo a $1.680.412.197 millones.

Al ser consultada por LA FLECHA la actual alcaldesa, María Alejandra Forero, denunció que la obra contratada con ese dinero hoy es un ‘elefante blanco’.

Los habitantes del corregimiento Las Guamas se ilusionaron cuando les anunciaron que tendrían agua potable, pero la expectativa se esfumó. En 2017 la mandataria que heredó la deuda y el incumplimiento contractual, fue notificada de una acción de tutela que la obliga a suministrar agua a esa población con camiones cisterna, porque el acueducto no funciona y no sabe cuándo la recibirán del tanque elevado.

Los otros dos municipios empeñados con los “bonos de agua” son Purísima y San Carlos. Aunque los dos alcaldes, Daniel López Palencia y Víctor Valverde no respondieron a los llamados, se pudo establecer que el monto de las deudas adquiridas por sus antecesores fue por $1.910.151.230 millones y $5.707.733.924 millones respectivamente.

De estas cifras el valor consignado a Purísima fue por $1.885.128.249 millones, con compromiso del 40 por ciento del SGP, mientras que San Carlos recibió $5.632.962.610 millones, con el 80 por ciento del SGP empeñado.

En esas dos poblaciones se desconoce el destino que dieron a esos dineros y si las obras contratadas se ejecutaron o quedaron en el aire.

Obras contratadas con dineros prestados no fueron ejecutadas.

Comments

comments

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *