El Consejo de Estado dejó en firme el fallo que declaró la pérdida de investidura en contra del exsenador Musa Besaile Fayad. El alto tribunal consideró que el excongresista oriundo de Córdoba perdió todos sus derechos políticos por su responsabilidad en el escándalo de corrupción conocido como el ‘cartel de la toga’.

En el fallo de segunda instancia, la Sala Plena del máximo tribunal de lo contencioso administrativo determinó que existen pruebas suficientes para inferir que Besaile Fayad intentó tumbar una orden de captura que existía en su contra pagándole un millonario soborno a un magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia para que la anulara a última hora.

En este punto, se considera que efectivamente existió un tráfico de influencias para obtener un beneficio propio. Para este fin, contactó al entonces abogado litigante, Luis Gustavo Moreno para que le entregara dos mil millones de pesos al magistrado Francisco José Ricaurte (procesado por estos hechos) y así revocar la orden de captura en el proceso que se le adelantaba por el escándalo de la «parapolítica».

Musa, quien reconoció públicamente el pago de esta suma de dinero, fue pieza fundamental en la campaña de reelección de Juan Manuel Santos en el departamento de Córdoba, departamento en el cual tenía gran capital político e influencias. 

Para el Consejo de Estado, el pago de este dinero fue libre y voluntario, es decir que no recibió ningún tipo de presión u amenaza enviar este dinero. En este punto se considera que debido a su formación académica sabía que lo que estaba haciendo era un delito. 

Besaile, quien se encuentra actualmente privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá por orden de la Corte Suprema de Justicia, no podrá volver a presentar su nombre a un cargo de elección popular. 

El exsenador del Partido de ‘La U’ enfrenta un proceso penal por pago de sobornos y tráfico de influencias.