A través de la resolución 005954, la Superintendencia de Salud ordenó el inicio de la revocatoria total a la autorización de funcionamiento de la Empresa Mutual para el Desarrollo Integral de Salud, Emdisalud.

La medida era lógica y necesaria, pero en medio de ese problema, los ‘platos rotos’ lo están pagando los afiliados que en el caso de Montería sufren porque nadie quiere prestar servicios a los pacientes de la EPS.

Adicionalmente, a los trabajadores en esta ciudad les acumularon más de tres meses de sueldo, y un año de prestaciones sociales.

La resolución está lista desde hace dos meses, pero la Superintendencia tuvo problemas para notificarla, sumados a una tutela que interpuso la EPS para dejarla sin efecto.

La justicia no le dio la razón a la EPS y en las próximas horas será publicada.

La decisión se basa en que desde 2017 la Superintendencia ha recibido más de 8.500 quejas de los usuarios.

En 2019 se incrementaron 79% en los primeros tres meses comparado con el año pasado.

Emdisalud opera en Antioquia, Bolívar, Boyacá, Cesar, Chocó, Córdoba, Magdalena, Santander y Sucre, departamentos en los que la falta de oportunidad en la asignación de citas, demoras en la autorización de exámenes y medicamentos y en el traslado de pacientes son el pan de cada día.

Lo que dicen los pacientes lo corrobora la Superintendencia que señaló en los hallazgos para la revocatoria la deficiente red de servicios primarios como medicina general, odontología, laboratorio clínico y prevención.Se espera que el agente liquidador llegue a Montería en los primeros días del mes de octubre.

*Tomado de GS Noticias

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *