Después de exponer la calamitosa situación por la extrema sequía que ha matado miles de reses y acabado plantaciones enteras en Córdoba, el ministro de agricultura, Andrés Valencia planteó un paquete de soluciones y ayudas para los afectados.

Frente a los anuncios, varias autoridades se mostraron intranquilos por la tardía reacción del ministro y porque las soluciones no serán automáticas.

El alcalde del municipio de San Bernardo Del Viento, Elber López, dijo que lo único que esperan es que el Gobierno Nacional cumpla integralmente su compromiso con el sector productivo agropecuario, porque la situación es tan crítica que dejó en la ruina a pequeños ganaderos y agricultores.

En su municipio el inclemente verano afecta a plataneros, comerciantes y productores de ganado, leche y sus derivados, así como a agricultores.

El panorama se extiende a más municipios, por lo que el inventario de reses muertas y cultivos perdidos se amplía al menos a treinta mil reses y más de siete mil hectáreas sembradas de plátano, ñame y yuca, principalmente.

El ministro de agricultura, Andrés Valencia, prometió en Córdoba ayudas financieras y asistencia de pequeños, medianos y grandes ganaderos y agricultores golpeados por la sequía en este departamento.

Las reses mueren en el terreno árido por la sequía.