Después de tres años, los juegos infantiles y el gimnasio bio-saludable del parque lineal del barrio Cantaclaro de Montería son carcomidos por el óxido y el abandono.

De acuerdo con vecinos del escenario de recreación, el año pasado la Alcaldía de Montería les anunció que remodelaría el parque, pero de la inversión nada.

Mientras tanto, quienes acuden al lugar deben asumir el riesgo de sufrir heridas.

 

Comments

comments

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *