Amplios sectores de la capital cordobesa padece desde la 1:00 de la madrugada del 3 de abril los estragos del apagón que provocó un incendio en la subestación de Montería, y que afectó también a Cereté, Canalete, Puerto Escondido y Los Córdobas.

A pesar del incesable trabajo de operarios que Electricaribe dispuso para atender la emergencia, la falta de energía eléctrica ha causado caos en algunos sectores de la ciudad.

Por ejemplo, entidades públicas y privadas funcionaron a medias; los semáforos apagados provocaron traumas en la movilidad. Además el sector comercio sintió los efectos, sobre todo en los establecimientos que venden alimentos que necesitan refrigeración. Igualmente la conectividad en redes sociales instaladas en teléfonos móviles ha sufrido porque el servicio de telefonía celular presenta lentitud.

En la población el desespero hizo mella por las altas temperaturas que soportan desde que el apagón la sorprendió en la cama, agregada la afectación en el servicio de agua potable, según informó la empresa Veolia.

El apagón afectó los circuitos 3, 4, 5, 6, 8 y 9, que alimentan el norte de ciudad, La Circunvalar, La Castellana, El Recreo, Villa del Río, Brizalia, El Edén, La Floresta, San José, parte de la margen izquierda y sectores rurales: Garzones, Aguas Negras y El Ceibal.

“La labor es muy compleja, pues inicialmente hay que retirar los cables dañados y luego reemplazarlos. Además como hay circuitos que están en operación en la subestación Montería todos los trabajos o maniobras deben llevarse a cabo con todos los protocolos de seguridad”, explicó Miguel Cuentas, gerente de Electricaribe en Córdoba.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *