Más de 1.600 niños y niñas de Córdoba se benefician a través de la Modalidad Propia e Intercultural del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). Son niños y niñas menores de 5 años pertenecientes a las comunidades indígenas Zenú y Embera Katío.

Con esta modalidad, que funciona en los territorios étnicos, el ICBF busca promover el desarrollo integral de las niñas y los niños respondiendo a las características propias de los territorios en aras de fortalecer la identidad cultural de las comunidades y contribuir a la permanencia de los pueblos indígenas desde la educación y sus tradiciones ancestrales.

A diferencia de la Modalidad Institucional que comprende los Centros de Desarrollo Infantil (CDI), Hogares Infantiles y Hogares Comunitarios de Bienestar, los niños y niñas que están vinculados a la Modalidad Propia e Intercultural son atendidos en las  Unidades Comunitarias de Atención (UCA) que son espacios concertados con la comunidad para la prestación del servicio.

Alberto José Jiménez Bohórquez, director seccional ICBF

“El servicio en la modalidad propia e intercultural se presta en espacios y tiempos concertados con las comunidades y es liderado por un equipo intercultural. Independientemente de su forma de atención se garantiza hasta el 70 % del componente nutricional diario, principalmente bajo ración servida para niños y niñas, y en paquete alimentario para mujeres gestantes” agregó el Director Regional, Alberto José Jiménez Bohórquez.

Actualmente, en los municipios de San Andrés de Sotavento y Tuchín el ICBF atiende a 729 niños y niñas de la Comunidad Indígena Zenú y en el municipio de Tierralta beneficia a 890 niños y niñas de la Comunidad Embera Katío.