Luego del episodio en el que una mujer decidió rociarle alcohol y prenderle fuego a su esposo, y lo dejó con quemaduras hasta de 80 por ciento en su cuerpo, los hombres en Santa Marta duermen con un ojo abierto.

Trascendió que pasan la noche en vela por temor a sufrir la misma suerte del hombre de 54 años. Varios hombres en la capital samaria confesaron que no pegan el ojo y pendiente a cualquier movimiento extraño en la habitación.

El asunto llamó la atención de las autoridades porque temen que la conducta de la mujer, que adujo defenderse del hombre que la sometía a maltratos se convierta en modelo de tomar justicia por mano propia.

 

Comments

comments

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *