Esta contienda política ha estado llena de movidas y sorpresas. La última es la decisión del movimiento Mayorías Liberales de poner como cabeza de su lista al Concejo de Montería a la exsenadora Arleth Casado.

Con ella irán varios conocidos, como Devier Acosta, de las entrañas de ese movimiento, y otras figuras nuevas del partido Liberal, entre ellas una ficha del representante a la Cámara Andrés Calle.

Sin duda la movida resulta ser sorpresiva y no menos polémica, teniendo en cuenta el revés de la excongresista en las elecciones legislativas en marzo de 2018 cuando perdió la curul de la llamada ‘Casa Roja’ en el Senado. En adelante se especuló sobre el camino que la veterana política tomaría, entre el retiro, o continuar en la arena.

La primera respuesta vino cuando comenzó la puja por el aval del liberalismo para Gobernación de Córdoba. Con su antigua fórmula Fabio Amin libró una contienda, en la que finalmente su otrora aliado se impuso con su candidato Orlando Benítez Mora. Antes se le vio otorgando coaval al candidato a la Alcaldía de Montería, Carlos Ordosgotia.

Con estas movidas mandó señales de su activación para mantener espacios de representación en la política regional. La última jugada fue poner su nombre a la cabeza de la lista Liberal al Concejo, con el que se juegan hacer valer su liderazgo para arrastrar varias curules y así demostrar vigencia.

Otra novedad es que el liberalismo presentará lista abierta a la Asamblea de Córdoba con los actuales diputados Ludys Rodríguez, cercana a ella; Juan Camilo Corrales, de la cuerda de Fabio Amin. Con ellos también irá Aldrin Pinedo, que ocupó curul en el Concejo por dos periodos consecutivos.