Desde que sonó el nombre de Víctor Díaz Martínez como ficha de los Besaile para aspirar a la Gobernación de Córdoba, también comenzaron a sonar inconveniencias: una por posible inhabilidad por su participación accionaria en una empresa de la salud; otros insinuaron cercanía con el exalcalde de Montería, Carlos Eduardo Correa, dirigente del lado opuesto a los Besaile.

El empresario elevó consultas y la respuesta obtenida frenaron sus aspiraciones políticas. Las dudas sobre su inhabilidad lo obligaron a retirar su nombre, esto para no someterse a señalamientos de irresponsabilidad, teniendo en cuenta los lastres que arrastra el departamento por inhabilidades y corrupción que lo han sumido a la postración política y administrativa.

Ahora se viene de nuevo el juego del sonajero, para conocer las cartas que la Casa Besaile comenzará a barajar para pretender conservar el control político y administrativo de la Gobernación de Córdoba.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *