Tras conocerse cómo movía los hilos del poder, desde contratos hasta movidas burocráticos en la Gobernación de Córdoba, renunció César Otero Flórez, considerado en gobernador en la sombra de Sandra Devia, gobernadora encargada por el presidente Iván Duque.

Aunque Otero Flórez, era el secretario administrativo en el Palacio, su poder trascendía en todas las dependencias de la gobernación, esto bajo la complacencia de Sandra Devia y del grupo Besaile, que a pesar de los líos sigue ostentado el poder regional.

En su renuncia, Otero asegura que obedece a asuntos estrictamente personales y no se entregan mayores detalles.

Cesar Otero, es cuota de la Casa Besaile, adscrito al Partido de la U, y quien asumió en múltiples oportunidades encargos como gobernador de Córdoba, incluso, se llegó a decir que era “el gobernador a la sombra” de Sandra Devia, quien funge como mandataria en el papel.

Era tanto su poder interno que, a finales de 2018 Sandra Devia a través de un decreto le concedió poderes a la Secretaría Administrativa que tenía a su cargo, para que realizara todos los procesos pre contractuales, contractuales y post contractuales de contratos y/o convenios que requieran celebrar todas las Secretarias, a excepción de salud y educación que por ordenanza son las únicas con autonomía. Incluso se conoció que Otero ostentaba dominio absoluto, hasta el punto que una hoja no se movía sin su consentimiento.