Después de ocho cartuchos quemados para poner candidato a la Gobernación de Córdoba, por fin el grupo político del exsenador  Musa Besaile Fayad determinó su carta para pelear la continuidad en el poder regional.

La ingeniera de alimentos Vanessa Hodeg, exsecretaria privada del destituido e inhabilitado gobernador Edwin Besaile, es la ficha directa de la casa Besaile. Es especialista en administración total de calidad y candidata maestría en administración.

Aunque  intentaron mantener el hermetismo, se filtró que la coalición está rota. El movimiento Jattinista de la excongresista Zulema Jattin, todavía no está matriculada, aunque su cuota, el representante a la Cámara Jorge Burgos sí. Tampoco cuentan hasta ahora con el concurso del senador liberal Fabio Amin Saleme y su fórmula Andrés Calle, porque están en puja por el aval del liberalismo para el diputado Orlando Benítez. Lo mismo el movimiento Mayorías Liberales del exsenador Juan Manuel López Cabrales, y su esposa, la exsenadora Arleth Casado, quienes postularon al exrepresentante Fredy Sánchez por el aval rojo.

Le puede interesar: http://www.laflecha.co/politica/puja-por-el-aval-liberal-para-gobernacion-entre-diputado-y-excongresista/

Orlando Benítez y Freddy Sánchez buscan aval del partido Liberal

Otro gran aliado de los Besaile que optó retirarse de la coalición es la ‘Ñoñomanía’, del exsenador Bernardo Elías Vidal, quien se habría ido con el contrincante de la coalición, Carlos Gómez Espitia, avalado por el Centro Democrático y acompañado por amplios sectores del conservatismo y otras vertientes políticas.

Otro que anda indeciso es el senador conservador David Barguil Assis, quien hasta hace un mes manifestó que dejaría en libertad a sus simpatizantes para elecciones de Gobernación.

Por ahora se tiene previsto que Vanessa Hodeg será presentada oficialmente el 11 de julio como la elegida por los Besaile para aspirar a mantener el control y poder de un departamento sumido en la peor crisis institucional y administrativa de los últimos tiempos por los escándalos de corrupción que terminaron por desbancar al gobernador Edwin Besaile, pero no a su familia.