“Odio la vieja manera de hacer política, esa de comprar votos; porque él que compra votos muestra la mala fe de gobernar”.

Con su tono agudo, así describe Daniel Anaya Capone su forma de hacer la política. Sin embargo, de poco le ha servido para que los monterianos lo tengan en cuenta al momento de poner en consideración su nombre como aspirante a la Alcaldía de Montería.

De enorme estatura, sin tapujos para señalar a los corruptos, Anaya, un expiloto comercial busca el aval de algún partido político para volver a aspirar al primer cargo público de Montería. Lo hará por cuarta vez y aunque no cuenta con recursos económicos, ni con capital político, considera que eso no frenará su intención.

Daniel Anaya, de 58 años, también médico de profesión cree que, “si los ciudadanos no tienen conciencia al momento de depositar su voto, el panorama seguirá siendo el mismo. Políticos interesados en hacerse elegir para llenarse los bolsillos”.

Esta vez Daniel Anaya no espera convertirse en el tradicional animador de una contienda política, como ha ocurrido desde que aspiró por primera vez cuando fue elegido León Fidel Ojeda.

Cree, aunque lo miren como un loquito sin fundamento, que también tiene lo suyo para conquistar votantes, y para impacientar a los otros candidatos en contienda sacando trapitos al sol y con apuntes que exasperan a quienes se sometan a debates públicos con él.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *