Egan Arley Bernal Gómez, el nuevo campeón del Tour de Francia es bogotano, pero se crió en Zipaquirá. Su padre, Germán, era guardia de seguridad; mientras que su madre, Flor, trabajaba en cultivos de flores, ambos en el mencionado municipio boyacense.

El que sería un consagrado ciclista nació el 13 de enero de 1997 en Bogotá, por accidente, pues el hospital local estaba en paro y mandaron a Flor a parir en Bogotá. Tras el parto, ese mismo día, regresaron al pueblo, donde transcurrió la infancia del campeón.

Allí también comenzó su vida deportiva. Inspirado por haber aprendido a manejar la bicicleta de sus primos a los 5 años, le cogió el amor al caballito de acero y a los ocho años ya estaba en competencia.

En bicicleta a la Universidad

Hace apenas cuatro años, Egan Arley Bernal Rojas estudiaba en el programa de Comunicación Social en la Universidad de la Sabana y no tenía claro su camino en la vida.

Todos los días recorría la vía que comunica a Zipaquirá con Chía, y pedaleaba entre la niebla sabanera para no llegar tarde a clases. Terminar la carrera profesional parecía la única alternativa para sacar a su familia adelante.

Hoy ese mismo chico espigado, de 1,75 metros, sorprende a la élite del ciclismo mundial. La participación de Egan en la reciente edición del Tour de Francia ha hecho que los expertos ratifiquen la forma como lo llaman: “El joven maravilla”. El corredor nacido en Bogotá el 13 de enero de 1997 es un superdotado, de los que aparecen una vez en cada generación.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *