Insospechado fue el final de la liga de verano de primera categoría que disputaban las novenas de Lorica y Universidad de Córdoba: el play off pactado a tres juegos terminó la misma noche en que inició.

El primer duelo inició en el Tres de Mayo de Lorica, con estadio a reventar la noche del 23 de agosto. El segundo juego quedó previsto en Montería, y, si había tercer juego forzoso, se jugaría en Lorica, con taquilla dividida pues el lleno estaba garantizado.

Hasta el quinto inning el duelo de los lanzadores Luis Ortega, de Unicórdoba; y José Gonzáles de Lorica mantenía el score a cero carreras. El eterno clásico entre loriqueros y monterianos mantenía expectante a la febril afición.

Cuando todo indicaba que el episodio terminaría con otro cero en el tablero, el umpire principal, Jimmy Pacheco caminó hacia el montículo del lanzador Ortega y decretó su expulsión tras descubrir que masticaba tabaco, en clara violación a las bases del campeonato, que establecen suspensión hasta por cuatro juegos, y en caso de reincidencia se aplica la expulsión definitiva.

En acto de ira y desobediencia, el mánager de Unicórdoba, Ricardo Rodríguez, ordenó a sus dirigidos retirarse del terreno de juego. Transcurridos diez minutos reglamentarios, Rodríguez mantuvo su novena por fuera, de inmediato el juez central sentenció el final del juego, que estableció además la eliminación del equipo y definió el título para los loriqueros.

La silbatina en las gradas no se hizo esperar, en claro reproche a la actitud del equipo visitante que privó a la afición de presenciar la final en el terreno de juego, y no por la conducta antideportiva.