Maira Martínez Díaz, de 21 años, auxiliar de enfermería del Hospital Sandiego, de Cereté, descansaba en su natal, la vereda Villa Nueva, Los Corrales (Purísima), y en las últimas horas cuando iba para una cita odontológica sufrió un terrible accidente que anoche la mantenía entre la vida y la muerte.

Ella iba de parrillera de su hermano, Gerardo Martínez Díaz, de 17 años, quien en noviembre próximo cumpliría la mayoría de edad. 

Viajaban de Villa Nueva al Camu de Purísima, cuando otro motociclista por esquivar un hueco los chocó de frente, cerca al casco urbano de Purísima pasada la 1:00 de la tarde del 22 de octubre. 

Los de la otra moto fueron identificados como Yesid Álvarez Martínez, de 26 años, quien llevaba de parrillera a Naidid Llorente Coavas, de 24 años. El conductor de la moto resultó con golpes, fracturas y laceraciones, mientras la joven acompañante solo golpes y raspaduras.  

Se supo que ellos residen en Momil y que el muchacho es hijo de un docente.

La peor parte del choque la sufrieron los hermanos Martínez Díaz, ya que la parrillera fue remitida desde el Hospital San Vicente de Paúl de Lorica, entubada, con trauma craneal, sangrado por la nariz y los oídos. 

Su hermano Gerardo Martínez fue remitido a Sincelejo con trauma craneal y fracturas.

En el choque estuvo involucrada otra motocicleta cuyos ocupantes no salieron con lesiones de consideración. 

*Tomado de Meridiano