Cuando los feligreses rezaban y escuchaban la homilía, arrepintiéndose de sus faltas, en contraste a un delincuente no le importó “profanar” el templo santo y robar las pertenencias de una mujer dentro de la parroquia La Milagrosa de Cereté.

El caso sucedió durante una misa especial de novenario. El hombre de buena apariencia, bien vestido, buena estatura y de color claro aprovechó el momento en que la mujer se arrodilló a orar y dejó su bolso sobre la banca. su momento de intimidad con Dios no le permitió percatarse que sus pertenencias, su celular y la billetera que contenía todos sus documentos y una gruesa suma de dinero fueron extraídos por el delincuente.

Al momento de ofrendar se da cuenta que el bolso no contenía sus pertenencias.

Testigos afirman que el hombre antes de robar hasta comulgó. Es de anotar que el delincuente  en tres oportunidades anteriores ha robado a los feligreses en  la misma parroquia, por lo que se trataría de su modus operandi. Las autoridades que llegaron hasta la parroquia tras el llamado de la víctima del robo  están tras la pista del sujeto.

Tomado de Sinú al Día