A medida que se acercan las elecciones del 27 de octubre, en algunos municipios las campañas sacan sus cartas bajo la manga para echarse los electores a su favor, con presiones, hasta con maniobras manipuladoras.

A la Fiscalía General de la Nación llegó la denuncia sobre posibles presiones que se ejercen desde el interior de la ESE Camu Divino Niño de Puerto Libertador, para que voten por el exgerente de esa entidad y hoy candidato a la Alcaldía, Eder Jhon Soto, afín a la administración del actual alcalde, Espedito Duque.

En Puerto Libertador es un secreto a voces tales presiones y manipulaciones. Por ejemplo, se les pagan las cuentas pendientes de nóminas a personas que ganaron demandas contra el centro asistencial, si el interesado está dispuesto a votar para alcaldía por Soto. Si es de bando contrario, deberá seguir esperando el pago de dichas mesadas, pese a que hay ordenamientos de jueces. Así reza en la denuncia que una persona por temor a ser amenazado o a la violencia de la zona, lo hizo de manera anónima.

Otra manera de presionar, es a través de los estudios de restructuración de la planta de personal. Es decir, hay una lista de funcionarios a los que les dicen que si están dispuestos a apoyar la candidatura de Soto, les garantizan su continuidad en el cargo, de lo contrario harán parte del recorte de personal.

Todo lo que se mueve al interior del Camu huele a politiquería, por eso está en riesgo de ser intervenido, y en el peor de los casos liquidado ya que la Superintendencia de Salud en junio pasado lo calificó como de alto riesgo, razón por la cual la Fiscalía pedirá a su seccional en Córdoba que apoye una comisión enviada desde Bogotá para que tome cartas en el asunto.