Tres semanas después de su desaparición, los familiares de Eddy Herrera Morales lo encontraron muerto en la morgue de Cúcuta.

 

Herrera se había desplazado con varios amigos desde Montería hasta la capital de Norte de Santander a ver un partido entre Cúcuta y Atlético Nacional, del que era hincha desde temprana edad.

 

Su paradero se convirtió en un misterio, hasta que varios familiares viajaron y lo encontraron sin vida en la ciudad fronteriza con Venezuela, distante a dieciocho horas de la capital de Córdoba.

 

Las causas del deceso del joven monteriano no se han determinado. Ahora sus allegados adelantarán los trámites para trasladar su cuerpo hasta Montería, de donde salió a hacer su último periplo por Colombia para acompañar a su equipo del alma.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *