Un juez de Montería legalizó las capturas; por su parte la Fiscalía les imputó los cargos a los dos dirigentes del municipio niquelero cordobés, luego de someterse a la justicia el pasado viernes 7 de junio en la seccional de Montería tras una semana de incertidumbre política en Montelíbano.

Los dos fueron acusados por los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, falsedad ideológica en documento público, y prevaricato por acción. Esto asociado a un contrato adjudicado de forma directa, tanto en ejecución de obras públicas e interventorías, violando, al parecer, la ley de contratación.

Algunos de los contratos que se investigan son con la Sociedad de Economía Mixta Jaguazul S.A, que pertenece, en su mayoría, al municipio.

Después de escuchadas las imputaciones por la Fiscalía, Francisco Aleans y su jefe político no aceptaron los cargos, lo que implica irse a una larga contienda de juicio.  

Es de anotar que este lío, investigado hace más de dos años, cayó como un baldado a Gabriel Calle, quien aspira a gobernar de nuevo a ese municipio que gobernó entre 2012 y 2015, y le entregó a su aliado Francisco Aleans. Ahora es incierto el inmediato futuro político de Calle, quien logró derrotar en dos elecciones seguidas al clan de la familia Nader, cuyo jefe, Moisés ‘Musa’ Nader, ha sido cinco veces alcalde de esa población del San Jorge cordobés.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *