La parranda que Ricardo Tordecilla Bohórquez inició el 26 de mayo terminó en luto. El hombre que se rebuscaba con la pesca en San Sebastián, corregimiento de Lorica, se levantó dispuesto a celebrar el cumpleaños de su ídolo fallecido el Cacique, Diomedes Díaz.

Tragos iban y venían hasta perder noción de tiempo y lugar. Su familia fue avisada y se lo llevó para su casa en el sector San Tropel en San Sebastián. Pero así como hacía su ídolo vallenato, el hombre de 56 años quiso seguir la parranda y se voló sin que sus parientes lo notaran.

Retomó la tomata hasta que cerraron el negocio donde escuchaba y cantaba las canciones del fallecido cantante vallenato.

En la mañana del 27 de mayo su cuerpo fue encontrado en la parte baja de un puente, cerca de la entrada a San Sebastián. Inicialmente se creía que Ricardo Tordecilla había sido asesinado. Pero fuentes consultadas por LA FLECHA aseguraron que el pescador cayó al precipicio producto de la borrachera y que al caer sufrió considerables golpes y no se descarta que se haya desnucado.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *