Decenas de hectáreas de vegetación perdidas, devoradas por el fuego; fauna sacrificada y cuantiosos daños ambientales dejó un incendio forestal en la Ciénaga Grande del Bajo Sinú, entre los municipios Momil y Purísima.

El voraz incendio no pudo ser controlado de manera eficaz, porque los voluntarios de Defensa Civil no cuentan con herramientas mínimas para atender emergencias. Tampoco los bomberos de Lorica llegaron porque el alcalde de Purísima, Daniel López Palencia ha firmado el convenio. La noche anterior una familia quedó en la calle por un incendio que redujo su casa a cenizas en ese municipio.

A través de la Defensa Civil denunciaron que la conflagración pudo haber sido provocada por inescrupulosos, para cazar hicoteas y venderlas para el consumo humano en Semana Santa.

También es cierto que otros incendios forestales se originan por las altas temperaturas que por estos días se registran en Córdoba, donde más de dos mil hectáreas han sido afectadas; lo que obligó a declarar la alerta roja.

Comments

comments

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *