Un sicario no dejó que Aldemar Triana Ortega terminará de comerse una empanada en zona rural del municipio de Tierralta.

 

A las 6:00 de la tarde del domingo el hombre fue asesinado a balazos en el reasentamiento San Clemente, a un lado de la vía a Urrá.

 

Triana había llegado a una mesa donde venden comida y a los pocos segundos después de que lo atendieron fue atacado a balazos.

 

Para colmo, según testigos, la mujer después de que le asesinaron a su marido se llenó de pánico y salió corriendo, con tan mala suerte que se cayó y se fracturó en una de sus piernas.

 

Fue llevada de urgencias al Hospital San José, pero debido a su gravedad fue remitida a un centro médico de segundo nivel en Montería.

Comments

comments

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *