El arma que el padre de las niñas de 10 y 11 años utilizaba para cazar patos y otros animales, fue la misma que de manera ingenua utilizaron las pequeñas para jugar sin imaginar que eso le costaría la vida a una de ellas.

El triste caso sucedió en la vereda San Andrés de Tulapas, jurisdicción de Turbo Antioquia, cuando la niña de 10 años mató a su hermanita de 11 accidentalmente cuando accionó la vieja escopeta. De nada sirvieron los esfuerzos por auxiliar a la pequeña, toda vez que el único disparo de escopeta fue certero e impactó el corazón su corazón.

El padre de la menor se presentó ante las autoridades, que ahora investigan si realmente la menor murió bajo las circunstancias señaladas. El arma que habría sido accionada de manera involuntaria tampoco presenta salvoconducto por lo que fue puesta a disposición de la Fiscalía.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *