La vereda Corea, zona rural de Montería quedó sola la tarde del martes 23 de abril. Todos se volcaron a darle el último adiós a Ana Carolina Pérez Sánchez, y su hija, quienes fallecieron el sábado de Gloria, luego de ser atropelladas por un bus afiliado a la empresa Sotracor.

 

El día de la tragedia madre e hija salieron en compañía de unos familiares a disfrutar sanamente de las festividades del pueblo. En un instante, Ana Carolina, de 21 años, atravesó la carretera a comprar un helado, y dejó su pequeña con un familiar, pero en un descuido la niña se soltó y se fue detrás.

 

Justo en ese momento pasaba un bus y en un intento por salvar a su hija, ambas fueron atropelladas.

 

Desgarradoras escenas se vieron en el sepelio de madre e hija en la vereda donde se produjo la tragedia.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *