Una empleada doméstica de Pretoria, en Sudáfrica, fue la feliz ganadora de un premio cercano a los 5 millones de dólares, después de comprar un billete de lotería y meterlo en una Biblia.

La ganadora indicó que compró el billete en una estación de servicio de gasolina y lo puso en una Biblia que una amiga le había dado, además se arrodilló y le rogó a Dios para que diera una solución a sus problemas económicos.

Inicialmente el día del sorteo, la mujer creyó que solo había acertado en algunos números del sorteo, pero después de comprobar se dio cuenta que realmente había obtenido el premio mayor de 4.7 millones de dólares.

Como era de esperarse la mujer renunció al trabajo al que se había dedicado en los últimos 30 años, y planea usar sus ganancias para renovar la vivienda que comparte con su familia y piensa darle educación profesional a su hija.