DEIBYS PALOMINO TAMAYO
@DPalomino10
enviado especial 

De las sorpresas electorales que dejaron las elecciones regionales del pasado 27 de octubre, Tolú, Sucre, produjo una: por primera vez en 481 años de historia un sacerdote administrará los recursos del municipio anclado en el Golfo de Morrosquillo.

José de Jesús Chadid Anachury, después de 27 años de sacerdocio colgó la sotana y se lanzó a la arena política. El primer paso ya estaba dado, contaba con enorme popularidad y aceptación entre los toludeños, sobre todo en los sectores pobres, a donde el alcalde de turno no llevó soluciones en los cuatro años de mandato, a punto de concluir. Además de la prédica religiosa y social, el cura Chadid llevaba ayudas materiales. El siguiente paso fue pedir permiso a su superior religioso, que le dio el visto bueno desde Sincelejo; luego vino el aval otorgado por el partido Centro Democrático.

La cura para Tolú

En abril el presbítero colgó la sotana luego de oficiar su última misa en la catedral de Tolú, de donde salió a la plaza pública a enfrentar maquinarias de clanes familiares que han controlado el poder en el balneario turístico.

De la inventiva de sus seguidores nació el slogan de su campaña que caló en todos los rincones ¡Tolú sí tiene cura! El mensaje apropiado para espantar el escepticismo acumulado por años de corrupción y atraso palpable, a pesar de las millonarias regalías que el municipio recibe, pero no se reflejan en sus calles y parques, ni en el destartalado edificio donde funciona la Alcaldía.

“Urge hoy que todos trabajemos, es que Tolú no aguanta más, Tolú es uno de los mejores pueblos de Colombia, donde el turismo se ha visto afectado por la inseguridad”, anotó sobre la grave situación actual de la población, conocida por sus playas turísticas.

Los hijos que no lo avergüenzan

Su creciente favorabilidad provocó desesperados ataques para mermarlo. Justamente en campaña salieron a la luz pública los tres hijos que tiene con una joven con la que asegura no le faltó a nadie, “No creo que haya cometido un pecado contra Dios porque dice “crezcan y multiplíquense”, más bien si fue una falla, fue con la iglesia, fue una indisciplina que tuve”, responde sobre sobre el inédito episodio de su vida.

A pesar de la propaganda negativa que contra él recrearon, además su procedencia de San Onofre, con lo que quisieron deslegitimar su sentido de pertenencia, el favoritismo del sacerdote se mantuvo intacto, mientras la intención de voto crecía sin parar.

Y así se mantuvo hasta el día de las elecciones, cuando el padre Chadid superó a ocho contrincantes con el voto de 5.576 toludeños que creen que él es la cura para Tolú.