Un sentido, pero enérgico llamado hizo Fernando Iriarte Manjarres, al presidente Iván Duque, cuando los restos de su hijo Fernando ‘Nando’ Iriarte Agresott, arribaron a Montería tras el atentado terrorista con carrobomba en la Escuela de Policía General Santander, reconocido por la guerrilla Eln.

Desde el aeropuerto de Montería, donde una calle de honor con policías esperó su cuerpo procedente de Bogotá, expresó que el día del atentado su hijo iba a ser condecorado y que prometió regresar en junio de 2019 ya uniformado.

Fernando Iriarte Manjarrés sostenía el retrato de su hijo fallecido en el atentado terrorista.

 “Al presidente le pido dureza con esa guerrilla, paz con sangre no creo, paz con secuestro no creo, ya está bueno de tanta muerte de inocentes”

El padre del cadete de 19 años llamo demonios a los guerrilleros del Eln, consumido en su dolor por la pérdida del hijo, que además se destacaba jugando voleibol.

Fernando Iriarte Manjarrés contó a LA FLECHA que el sueño de su hijo era graduarse como oficial de la policía y construirle una casa a su mamá en San Bernardo del viento

El cuerpo de Fernando Iriarte Agresott fue llevado de Montería a su natal San Bernardo del Viento, donde se programó sepultarlo el 23 de enero a las 8:00 de la mañana.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *