Redacción Económica

Con el retiro del polémico artículo de la Ley de Financiamiento con el que el gobierno del presidente Iván Duque pretendía gravar el 80 por ciento de la canasta familiar, ahora queda la opción de buscar otras fuentes para tapar el hueco fiscal estimado en 14 billones de pesos.

De no lograrse el plan B con el gravamen a otros productos distintos a los alimentos, la alternativa sería hacer recortes de presupuesto por sectores o sacrificar inversiones en las regiones. Esto se traduciría en estancamiento de proyectos de infraestructura de gobiernos regionales y locales.

Otro tema pendiente por evacuar, es la propuesta de gravar con IVA las pensiones, fuente de gran controversia, lo mismo que el impuesto del 19 por ciento a los alimentos, que le costaron la dramática caída del presidente Duque y su gabinete en las encuestas a 100 días de iniciado el mandato.

Semanas atrás las bancadas políticas, incluso su propio partido Centro Democrático le avisaron a Duque que no acompañarían la impopular iniciativa que afectaría mayoritariamente a los estratos 1, 2 y 3.

 

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *