La Fiscalía General de la Nación iniciará la audiencia de acusación por los delitos de lavado de activos, concierto para delinquir, y cohecho por dar u ofrecer en contra del representante del consorcio Sion, el cordobés Gabriel Dumar, y el empresario Gustavo Torres, por supuestamente haber usado compañías colombianas para darle apariencia de legalidad a los sobornos que giró #Odebrecht a funcionarios públicos.

Gabriel Dumar fue uno de las personas que prendió el ventilador en contra de Roberto Prieto, ex gerente de la campaña de Santos, Antonio Guerra, congresista de Cambio Radical y Luis Miguel Pico, exviceministro de Agricultura, oriundo de Montería cercano a la exsenadora Zulema Jattin.

De acuerdo con su versión, Dumar que a Prieto le dieron miles de millones de pesos por la adjudicación de la ruta Ocaña Gamarra, donde salió un contrato por cerca de 10 mil millones de pesos, repartido entre varios.

Dumar estuvo en el sonajero para aspirar a la Gobernación de Córdoba en 2015 como cuota del entonces senador y amigo, Bernardo ‘Ñoño’ Elías, pero en su lugar fue ungido como candidato Edwin Besaile, hermano de Musa Besaile, preso por el ‘Cartel de la Toga’.

Gabriel Dumar y Torres llegaron a acuerdos con la Fiscalía para convertirse en testigos y acelerar la investigación del ente acusador.

Comments

comments

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *