Como estaba previsto, después de la votación mayoritaria obtenida hace una semana, la Dirección Nacional del Partido Conservador le concedió el aval para la Alcaldía de Montería al empresario Carlos Alberto Ordosgoitia Sanín.

Con esta movida, el senador David Barguil les arrebató el aval que se pensaba sería seguro para el empresario Salín Ghisays Martínez y su patrocinadora la senadora Nora García, otrora aliada y fórmula política con Barguil.

Hace una semana el senador se les atravesó en el camino a Ghisays y su madrina política, junto con su hijo el alcalde de Montería Marcos Daniel Pineda. La deliberación fue favorable a Barguil y su pupilo, lo que generó una fuerte crisis entre ambas corrientes que ahora se enfrentan por una de las joyas de la corona en Córdoba.

Arriba Nora García y David Barguil. Anajo, salin Ghysais y Carlos Ordosgoitia

Contexto

Hace dos meses Ordosgoitia inició la recolección de firmas, pero ahora se invirtieron los papeles porque Salín Ghisays un día antes de la decisión del conservatismo, no esperó la notificación adversa y se lanzó a la calle a recoger más de ciento veinte mil firmas en menos de un mes. Se conoció que además del aval azul, Ordosgoitia también será coavalado por otros movimientos políticos que anunciaron acompañarlo en las urnas.

Esta movida sorpresiva para muchos y asimilada como un golpe político y de opinión por la demostración de poder que significa, trae como consecuencia la inevitable ruptura entre Barguil y la Casa Pineda García. Además implica que los congresistas Nora García y su fórmula, el representante Wadith Manzur no podrán hacer proselitismo abierto a Salín Ghisays; restricción que se extenderá a concejales y diputados que tengan la credencial del conservatismo, porque de hacerlo incurren en la doble militancia.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *