Silenciosamente la gobernadora del Partido de la U, Sandra Patricia Devia Ruíz, pidió la renuncia a los trabajadores de libre nombramiento y remoción de la Gobernación de Córdoba, antes que entrara en ejercicio la ley de garantías electorales.

Esa actuación administrativa no es ilegal, es discrecional del mandatario, que utiliza esa figura para recomponer su equipo de colaboradores, pero la mandataria encargada la tiene como el arma con la que sacará a todos aquellos alfiles de grupos políticos que abandonaron la Casa Besaile en su nuevo proyecto para intentar ganarse las elecciones a Gobernación de Córdoba.

Los primeros damnificados políticos son las cuotas burocráticas del grupo de la Ñoñomania, que vieron salir al secretario de desarrollo económico y agroindustrial Jaime Tobías Cogollo.

La próxima semana les harán efectivas las renuncias a otro movimiento que estaba en la denominada “gran coalición” que se pone más delgada en medio de una crisis interna.

Sandra Devia Ruiz, gobernadora de Córdoba

La gobernadora, que cuando se presentó como la encargada expresaba su independencia y hasta afirmaba que era apolítica, terminó siendo una militante de la U para poder postularse y hábilmente, quien sabe con qué compromisos, la escogieron, la metieron en la terna y la montaron en la administración departamental desde donde hace lo mismo que su raza critica desde oficinas frías en Bogotá, pero que al final son iguales o peores.

Vale la pena recordar que, la ley no permite, entre otras cosas, el despido o nombramiento de personas durante los últimos cuatro meses antes de las elecciones, por eso le pidieron la renuncia a quienes representan la burocracia de los grupos políticos antes que entrara en vigencia. Ese era el seguro para ‘asegurar’ coaligados o para ‘castigar’ a quienes desertaran.

Hubo funcionarios que quisieron tomarle foto a la carta que firmaron en el despacho de Sandra Patricia y ella no lo permitió. Solo engavetó los valiosos ‘seguros políticos’ que hoy utiliza como fuete de castigo.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *