Desde que entregó el poder en Cereté en enero de 2016 a Salim Chagüi, el polémico Francisco ‘El Negro’ Padilla Petro pasó al anonimato político, aunque pretendió recuperar el mando en elecciones atípicas con su sobrino Camilo Mejía Padilla, salió derrotado con una maquinaria que no quería ver de nuevo a un hombre de su estirpe y estilo desparpajado, ordinario y poco diplomático para muchos, administrando al municipio desde la sombra.

Se creía que la carrera política del expandillero había acabado porque desapareció de la esfera pública; se le vio discreto y callado.

A menos de siete meses para elecciones locales y regionales de nuevo su nombre comenzó a sonar con insistencia. Pero esta vez el mismo ‘Negro Padilla iría como candidato para derrotar a las maquinarias y familias tradicionales de Cereté que lo hicieron a un lado.

Contra las maquinarias cuenta con un carisma forjado en la barriada, su capital político y músculo financiero, además el respaldo del Clan Besaile que lo llevó al poder en el periodo 2012 – 2015. También se da por hecho que la ‘Ñoñomanía’ del exsenador Bernardo Elías lo acompañará, lo que traduce que el popular exalcalde iría con aval del Partido de la U.

Tanto en campaña, como en pleno ejercicio como alcalde de Cereté, el ‘Negro’ Padilla protagonizó polémicos actos por su forma de hablar: recibió a altos funcionarios de Estado a pie descalzo y pantalón remangado en el aeropuerto de Montería. Así como generaba disgustos, rápidamente volteaba la página por su personalidad desprovista de protocolos.  

La posible aspiración de Padilla, genera controversia entre sus seguidores y opositores, no obstante lo calenturiento y remido que sería la contienda electoral en la llamada ‘Capital del Oro Blanco’, administrada en período atípico por la familia Chagüi.

Comments

comments

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *