Tres hechos importantes tuvo la campaña de Carlos Gómez durante una correría política en su natal Lorica: el apoyo de Juan Carlos Gari Baloco, el de los vendedores estacionarios del mercado público y el cariño de los habitantes de la zona rural de este municipio.

El primer apoyo fue sorpresivo para muchos, debido a que el dirigente de estirpe liberal es hijo de los exdiputados Juan de Dios Gari y Rosa Balocco, además cuñado del senador liberal, Fabio Amín Saleme, quienes están en orillas contrarias a las del candidato a la Gobernación de Córdoba.

El candidato a la Gobernación por el Centro Democrático resaltó que la amistad está por encima de la política y que por eso el apoyo de su amigo Juan Carlos Gari, quien primero renunció al Concejo de Lorica para luego ser nombrado en la Secretaría de Tránsito Departamental, cargo al que renunció para unirse a la candidatura de Carlos Gómez.

El segundo hecho fue el recibimiento de los vendedores estacionarios del mercado de Lorica, quienes con alegría recordaron que todavía tienen sus delantales con el nombre del aspirante y lo señalaron como el próximo gobernador de los cordobeses.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *