El juez segundo penal municipal de Montería envió a la cárcel a Isabel Loreley Montes Oyola, la exjueza de Lorica que aceptó su participación en el desfalco del magisterio en el conocido caso del ‘cartel de la educación’.

Sobre la exfuncionaria judicial pesan cargos de cohecho, prevaricato y peculado a favor de terceros, los cuales aceptó en las audiencias desarrolladas en Montería tras haberse entregado a la justicia, tres años después de haber evadido la orden de captura en su contra.

La defensa de la acusada solicitó que en lugar de ser enviada a la cárcel, se le impusiera medida no privativa de la libertad, o detención domiciliaria, pero el juez que atendió la diligencia acogió lo pedido por la Fiscalía, además expuso que el tiempo que permaneció prófuga la hacía proclive a no presentarse cuando se le requiera en las siguientes audiencias.

Expuso el juez segundo penal que Isabel Montes salió varias veces del país y reprochó su actuación contraria a las leyes y a la ética, lo que afectó la imagen del aparato judicial.

Isabel Montes Oyola permanecerá en el pabellón de mujeres de la cárcel Las Mercedes de Montería, mientras se conoce los años de condena que purgará por el escándalo de corrupción en el que también cayeron otros jueces de Córdoba, funcionarios judiciales, abogados, entre ellos el alcalde de Purísima, Daniel López Palencia, dejado en libertad por vencimiento de términos por un juez de Montería, luego del novelón que protagonizó el polémico abogado, quien resultó elegido estando en la clandestinidad y reapareció victorioso a posesionarse el 2 de enero de 2016 y luego fue capturado en su despacho como alcalde.

Según la Fiscalía, la exjueza Montes Oyola tramitó 12 procesos ejecutivos en su despacho cuando oficiaba como jueza civil del circuito de Lorica. Según versiones de dos abogados que la delataron, cobraba hasta 300 millones de pesos por dar fallo favorable a los millonarios embargos a cuentas inembargables. Para ello exigía letras de cambio que devolvía cuando le entregaban en efectivo las millonarias coimas, porque no admitía cheques ni consignaciones.

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *