La Presidencia de la República, a través del programa Obras por Impuestos, aprobó al SENA que la empresa productora de níquel contenido en ferroníquel en el sur de Córdoba, Cerro Matoso, financie con esta figura la construcción de la Fase III de la sede del San Jorge, con una inversión de $8.800 millones y que permitirá la culminación del proyecto integral del centro de formación que impacta alrededor de 230 mil personas que viven en toda la región del Alto San Jorge.

La sede del SENA del San Jorge viene funcionando hace más dos años con la formación de más de nueve mil aprendices en procesos de formación titulada y no titulada, y la segunda fase será entregada en julio que ampliará la cobertura a 800 estudiantes más.

La Fase III, aprobada por la Presidencia de Colombia al Director General del SENA, Carlos Mario Estrada Molina, tendrá una construcción de 1.200 m2 en donde funcionarán los bloques de Cárnicos, Fruver, Lácteos, Gastronomía, Control de Calidad y áreas administrativas. Además, se incluyen vías internas, paisajismo y una cancha polideportiva.

El Vicepresidente de Asuntos Corporativos de Cerro Matoso, Luis Marulanda, calificó como “un gran reto para la compañía ejecutar esos recursos que habitualmente se cancelan como impuestos y que se reflejarán en obras benéficas para una población vulnerable que requiere espacios para formarse en áreas del conocimiento que les permitan suplir necesidades, generar empresas y contribuir con la sostenibilidad de la región”.

La Resolución emitida por la Agencia de Renovación del Territorio –ART– señala que este tipo de vinculación del impuesto sobre la Renta y Complementarios se aprueba para Zonas muy afectadas por el Conflicto Armado y que la compañía Cerro Matoso cumple con todos los requisitos exigidos para tener la aprobación.

Cerro Matoso es pionero en estos proyectos

El Vicepresidente Marulanda ha estado al frente de todo el proyecto SENA de Montelíbano. “Estamos muy orgullosos de cómo Cerro Matoso ha sido líder y partícipe efectivo de la Alianza por lo Social (del cual hace parte esta sede del SENA)”, apuntó.

“Comenzamos con la Fase I, donación que incluye el edificio principal de 1.800 m2, la dotación de mobiliario, de aulas y la biblioteca. Aquí el monto de la inversión fue de $6.117 millones de pesos. En la Fase II, son 750 m2 es la construcción de una edificación para el funcionamiento del Bloque Industria. Son cinco ambientes de aprendizaje para atender 800 aprendices al año. Con esto se aumenta a 1.400 la capacidad de jóvenes formándose en esta sede.

Las áreas de formación escogidas son esenciales para la economía de la zona: Electricidad, Refrigeración y Automatización; Automotriz, Motos y Metalmecánica; Taller de Soldadura, Taller de Confecciones y Taller de Construcción. La inversión en esta segunda etapa fue de $3.500 millones de pesos. Nos complace mucho compartir que todas las obras son ejecutadas por una empresa local de Montelíbano y mano de obra de la región”.

La influencia de este SENA corresponde al 13% del total de habitantes del departamento de Córdoba asentados en las zonas rurales y urbanas de Ayapel, Buenavista, La Apartada, Puerto Libertador, San José de Uré y Montelíbano. Alrededor de 230 mil habitantes del Alto San Jorge, una región ampliamente beneficiada por el impacto social y medio ambiental liderado por Cerro Matoso.

“El SENA es motor de conocimiento sin ninguna duda y cumplir con este proyecto es parte de la estrategia que nos hemos fijado pensando en una transición de la vocación económica de la región cuando se acaben las reservas minerales. Esto es una realidad. Queremos contribuir a dejar una región del Alto San Jorge sostenible y pujante. En solo dos años de funcionamiento de la sede del SENA han pasado nueve mil aprendices, ninguno de ellos tenía oportunidad de alguna formación”, señaló el vicepresidente de la niquelera.