El Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal Ángel confirmó que después de hacer una evaluación de las irregularidades halladas en el hospital San Jerónimo de Montería, se ordenó la suspensión de los polémicos 500 contratos que firmó en un solo día la destituida exdirectora, Isaura Hernández.


Se refiere el Superintendente a la cascada de contratos irregulares denunciados por la Contraloría General y que, según el funcionario, hoy se están normalizando y ajustando, como lo contempla la ley.

 

“En la mesa de seguimiento pudimos reflejar unos hallazgos que requieren esfuerzos de todos, Córdoba no se merece el destino de los recursos de la salud, ya es hora de cambiar esas prácticas», dijo el Supersalud.

 

“Hoy instalamos la mesa de seguimiento del Hospital San Jerónimo de Montería, y en lo que encontramos vemos que ya se está cambiando la cara de este”, anotó el superintendente.

 

La Supersalud hizo intervención forzosa del principal centro hospitalario de Córdoba desde el pasado 5 de febrero, donde se destapó una cascada de irregularidades administrativas, y se constataron las deplorables condiciones sanitarias en sus instalaciones.

 

El Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal y Sandra Devia, gobernadora de Córdoba

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *