08/05/2020

La Flecha

Noticias de Montería, córdoba

Chespirito y sus personajes desaparecieron de la televisión

Ilustración tomada de Internet

El Chavo del Ocho, Chespirito y El Chapulín Colorado dejaron de emitirse en más de 20 países, incluyendo Colombia, dejando un vacío entre los seguidores de las producciones que ya tienen cerca de 50 años sacando sonrisas.

La ausencia de las producciones se debe a una disputa legal entre la familia de Roberto Gómez Bolaños, creador de las series, y Televisa, que están definiendo a quién le corresponde recibir los recursos económicos producto de los derechos de retransmisión.

Roberto Gómez Fernández, hijo de Roberto Gómez Bolaños, dio a conocer la situación por medio de una publicación en Twitter en la que manifiesta que espera que se resuelva pronto para que las series vuelvan a ser vistas.

“Qué tristes por la decisión, mi familia y yo esperamos que pronto esté Chespirito en las pantallas del mundo. Seguiremos insistiendo, y estoy seguro que lo lograremos”, explicó Gómez Fernández.

De acuerdo a información de El Universal de México, Gómez Fernández, quién está en cabeza del Grupo Chespirito empezó a manejar las licencias  de las series a partir de 2017.

Por su parte, Graciela Gómez Fernández expresó que es una pena que quiénes más han logrado beneficios de las series ahora piensen que no valen nada.

“Es una pena que quien más se benefició de los programas de Chespirito hoy afirme que no valen nada”, escribió la hija de Chespirito.

Florinda Meza, quien interpretó a Doña Florinda y viuda del comediante, también se refirió a la situación manifestando que no tiene que ver con las negociaciones y señalando que es una noticia triste teniendo en cuenta que en estos momentos de dificultad es cuando más se necesita a El Chavo.

“Aunque no tengo nada que ver, porque inexplicablemente no he sido convocada a las negociaciones, creo que justo ahora, cuando el mundo más necesita diversión, hacer eso es una agresión hacia la gente”, escribió la actriz.

“Además, va en contra de sus propios intereses comerciales, porque en este momento queremos ver todo aquello que nos recuerde un mundo que fue mejor. Chespirito ya es un programa de culto. Es parte del ADN de los latinos, lo llevamos en la memoria genética”, escribió.

“Pretender eliminarlo de tajo es una medida poco inteligente. Es triste comprobar cómo en tu propia casa, a la que le has dado millones de dólares, es dónde menos te valoran”, concluyó Meza.

Mientras tanto, STB, la empresa que transmite las series de Chespirito en Brasil, señaló en un comunicado el motivo de la ausencia de la serie.

“La suspensión se debe a un problema pendiente a resolver con el titular de los derechos de las historias“, señaló la compañía al medio Omelet.

En Colombia, tanto RCN Televisión como Caracol TV, transmitían las producciones que dejaron estar al aire en esta semana.

Roberto Gómez Bolanos alcanzó a hacer parte de otras disputas legales que sostuvo con Carlos Villagrán y María Antonieta de las Nieves, los actores que encarnaron a Quico y a la Chilindrina. Con el primero, el conflicto se originó en 1979, cuando Villagrán dejó el programa pero siguió interpretando a Quico, que rebautizó como Kiko, pues los derechos de autor le pertenecían a Gómez Bolaños. Con De las Nieves los problemas surgieron en 2002, cuando el hijo de Chespirito denunció que ella había registrado siete años antes como su creación al personaje de la Chilindrina.

Sus programas fueron traducidos a 14 idiomas y alcanzaron a amasar audiencias de 350 millones de personas. El mexicano creó decenas de personajes dotados de un humor inteligente y sano, que pronunciaban frases que jugaban con el idioma y expresiones que se tatuaron en el colectivo del mundo hispanohablante. Desde 1995 no grabó más ya que Televisa dejó de producir el programa, pero sus creaciones han mantenido una vigencia sin par pues se repiten en decenas de países como Colombia, Brasil, Argentina y Estados Unidos.

Tomado de Revista Semana