Un solemne acto dio apertura oficial a la primera fase de el Malecón del Sinú, obra firmada en octubre de 2014, siendo aún alcalde Francisco José Jattin, junto con la entonces ministra de Industria y Comercio, Cecilia María Álvarez.

Fue su prima, Nancy Sofía Jattin, la encargada de develar la placa conmemorativa junto con María Claudia Lacoutoure, la ministra de Industria, Comercio y Turismo.

El Malecón del Sinú reemplazó la vetusta muralla que frenó las crecientes del río que atraviesa a la ciudad llamada la ‘Venecia del Sinú’. Fueron $17.000 millones que el gobierno nacional destinó para el proyecto que arranca desde el barrio Santa Teresita, pasa por el centro, sectores de artesanías, ventas comidas típicas, pescado, hasta el barrio Cascajal.

Comprendió la reubicación de areneros, vendedores de comidas rápidas de la muralla, lo mismo expendedores de pescado y de carnes en el mercado central. Etapas que hallaron dificultades y complicaron los inicios y continuación de las ejecuciones.

Hoy se observa una amplia alameda en la Avenida Olaya Herrera, ciclorruta, el mural histórico estampado en piezas fundidas sobre un costado del Banco Agrario, sitio ideal para las postales del recuerdo.

Por la orilla del Sinú se caminan cinco kilómetros de lo que antes fue zona de prostíbulos; hoy el Malecón es complemento de las edificaciones patrimoniales de centro Histórico, y el Mercado Público, declarado Bien de Interés Cultural en 1998, cuando era competencia del ministerio de educación.

Lorica es uno de los pueblos incluidos en la Red de Pueblos Patrimonio de Colombia, por la imponencia de sus edificaciones coloniales y de sus plazas y parques, actualmente intervenidos por la administración local y el gobierno nacional.

Con el Malecón abierto la mandataria loriquera, Nancy Jattin, anotó que el objetivo es recuperar el liderazgo regional de Lorica, y uno de los sectores para lograrlo es el turismo cultural y ambiental.

Agregó que ahora el objetivo es replicar la obra en el otro extremo de Lorica, pero en los barrios bordeados por el Cañito de Chimalito, de esta manera la ciudad quedaría bordeada por lugares para caminar y apreciar de mejor manera los cuerpos de agua que la bañan.

Aseguró que la ministra Lacouture aceptó la sugerencia, la cual comenzará a implementar con su equipo de trabajo.

Comments

comments

0 Comments Tu opinión cuenta, escribe tu comentario →


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *